El Proyecto de adecuación integral del Museo Arqueológico Provincial de Sevilla surge de la necesidad de solucionar las carencias de un edificio construido en 1917 como Pabellón de Bellas Artes de la Exposición Iberoamericana de 1929.

La reforma del Museo Arqueológico tiene como objetivo garantizar la estabilidad del edificio, declarado Bien de Interés Cultural, eliminar añadidos que desvirtúan su imagen original, modernizar y actualizar las instalaciones del mismo, exponer de manera óptima la colección y mejorar la relación del edificio con su entorno, el Parque de María Luisa. Siguiendo los preceptos de la Ley de Patrimonio, todas las intervenciones deberán ser reconocibles, evitando los falsos históricos.

Guillermo Vázquez Consuegra fue el ganador del concurso convocado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en 2009 para llevar a cabo la reforma del Museo Arqueológico. Vázquez Consuegra centra su propuesta en convertir la gran Sala Oval del edificio de Aníbal González en el nuevo acceso al museo, conservando el lucernario superior para permitir la entrada de luz natural a esta zona donde se ubicaría la zona de recepción del Centro. El nuevo núcleo de comunicaciones del edificio se desplaza a la parte posterior de esta sala, abriendo el muro trasero del edificio hacia el Parque y construyendo dos nuevos volúmenes laterales acristalados donde ubicar escaleras y ascensores. Desde la Sala Oval se accederá, por medio de las actuales puertas laterales, a la colección permanente y a las salas de exposiciones temporales. Para facilitar la comunicación entre las dos alas del edificio, hecho que produce a día de hoy múltiples incomodidades, Vázquez Consuegra plantea la construcción de dos pasarelas de metacrilato translúcido abiertas a la Sala Oval y que se comunican directamente con el eje vertical posterior, de modo que el tránsito por los diferentes espacios del museo se hace mucho más cómodo y fluido. Además, la inclusión de estas pasarelas en el vestíbulo busca darle una nota contemporánea a la arquitectura clasicista propia del edificio.

En cuanto a las zonas expositivas, una de las grandes reformas se centra en la planta sótano, en la que se eliminan tabiques para mejorar la permeabilidad de las salas. La zona que actualmente ocupan las salas de Prehistoria ganará en altura, creándose espacios continuos y diáfanos que conducirán hacia la Sala de los Tesoros donde las piezas de mayor valor como el Tesoro del Carambolo contarán con las medidas de seguridad adecuadas que garanticen su exposición.

Otra de las grandes novedades de la propuesta de Vázquez Consuegra se refiere a la recuperación, al menos en parte, de las logias originales del edificio, hoy cegadas para ganar metros cuadrados de exposición. El proyecto prevé sustituir estos muros por cerramientos de vidrio transparente dotados con sistemas de atenuación y control de la luz natural. El objetivo de esta reforma es, por una parte, recuperar la relación entre el interior y el exterior del edificio a través de grandes ventanales, al mismo tiempo que se gana en luminosidad natural y se recupera en cierta medida la idea con que Aníbal González concibió el edificio.

A pesar de la urgencia del proyecto, la crisis económica paralizó por completo un proyecto que estaba planteado para ser culminado en 2015. Tras varios años de dudas, el pasado mes de marzo Ministerio de Cultura y Junta de Andalucía asumieron el reto de rescatarlo, si bien desde el Ministerio se ha planteado que habrá que actualizar el proyecto, hacerlo por fases y revisarlo para disminuir un presupuesto que alcanza los 35 millones de euros, una cifra considerada inasumible en las circunstancias actuales.


Inversión prevista en el proyecto de 2009

Servicios:        2.333.446 euros

  Obra:               26.973.200 euros

Museografía:   5.771.622 euros

Total:              35.078.268 euros


 

Consulta el proyecto en la web del Ministerior de Educación, Cultura y Deporte