El Museo Arqueológico Provincial de Sevilla nace en 1867 gracias al Decreto sobre Museos de Antigüedades promulgado ese mismo año. Comienza así la andadura de un Centro que, en este 2017, celebra sus 150 años de historia.

La primera sede del Museo fue el Real Alcázar, donde se habían depositado una serie de piezas provenientes de la vecina ciudad romana de Itálica gracias a las campañas arqueológicas realizadas en el siglo XVIII. A partir de 1875 el Museo contará con una nueva sede en el desamortizado convento de La Merced, donde ya se alojaba el Museo de Pinturas. Ambas instituciones convivirán en el mismo espacio hasta que el 31 de diciembre de 1941 el Ayuntamiento de Sevilla cede al Ministerio de Educación Nacional el Pabellón de Bellas Artes de la Exposición Iberoamericana de 1929, construido por Aníbal González.

El 25 de mayo de 1946 abre sus puertas por primera vez en su ubicación actual el Museo Arqueológico Provincial, con ocho salas donde se exponía la colección propia del centro así como las piezas cedidas por el Ayuntamiento de Sevilla provenientes del extinto Museo Arqueológico Municipal. El 1 de marzo de 1962 será otra fecha clave en la historia del Centro al declararse edificio y contenido Monumento Histórico Artístico. La última gran reforma del edificio data de los años setenta cuando se llevó a cabo una amplia reforma que le dio su aspecto actual, con sus veintisiete salas divididas en dos plantas, una dedicada a Prehistoria y otra que abarca desde los asentamientos íberos hasta la Edad Media.